RGM es un entrenamiento funcional, compensatorio y educacional que se basa en 21 fundamentos y objetivos. Cada uno de estos fundamentos es imprescindible para entrenar el cuerpo con todas sus necesidades a nivel músculo-esquelético y “orgánico”. Se trata de tener salud, calidad de vida, funcionalidad y mejorar el rendimiento. Está indicado para todas las personas con o sin patologías.

El objetivo del alumno o paciente es asimilar de forma progresiva los fundamentos y objetivos en su cuerpo, y adaptar sus modificaciones y progresiones personalizadas, a sus patologías y necesidades.

RGM es especialmente efectivo en personas con problemas del aparato locomotor que quieran fortalecer y dar funcionalidad a su cuerpo de una manera segura y saludable. Trabaja todas las patologías músculo esqueléticas de mejor forma que el pilates clásico o contemporáneo, ya que es su objetivo.

El dolor inespecífico lumbar de espalda (Low back pain) es la patología más frecuente y donde los ejercicios sobre los que se basa RGM tienen más evidencia científica.

RGM es fundamental y también indicado, tanto en prevención de patologías y lesiones en el deporte amateur como en el alto rendimiento. Es un entrenamiento funcional y consciente que permitirá dar la máxima calidad al movimiento y respeto al cuerpo, a la vez que potencia el rendimiento deportivo.

21 Fundamentos del RGM

Todo entrenamiento para la salud y la patología debe basarse en estos 21 fundamentos y objetivos (más que en pilates, donde únicamente se trabajan 5, en el mejor de los casos  con el pilates contemporáneo 11)  que están conexos entre si:

1. Fuerza:
La fuerza muscular podemos definirla como “La capacidad que permite desarrollar un trabajo dinámico o estático, en el quel la musculatura controla la estabilidad o el recorrido articular, venciendo o no una resistencia”. Esta fuerza se puede activar de forma concéntrica, excéntrica o isométrica.
Puede considerarse el fundamento y objetivo más importante de RGM, ya que cualquier movimiento, por muy mínimo que sea, requiere un nivel de fuerza muscular. Dicho de otra manera, sin fuerza, simple y sencillamente no hay nada. La fuerza muscular la conseguiremos de forma gradual y equilibrada.
Para la óptima ejecución de los ejercicios, de cualquier movimiento o posición estática precisamos de la fuerza muscular. Por esta razón, será imprescindible progresar en ella de forma equilibrada para que todos los movimientos estén lo más coordinados y efectivos posibles.
2. Centro de fuerza, “el Core”:
Mediante la respiración consciente y el movimiento, trabajaremos la zona abdominal buscando un punto “intermedio” sin presión sobre el suelo pélvico y sin distensión del recto. Se busca así la conexión del transverso, oblicuos, suelo pélvico y recto abdominal, que son los músculos que conforman el “core”, desde una alineación neutral de la pelvis. Ello nos ayudará a mantener una buena alineación de la columna y extremidades. También a prevenir, reducir o eliminar el dolor lumbar, a mejorar el equilibrio y la fuerza.
En RGM hay muchos ejercicios específicos de “core”, pero no solo en estos, sino que en todo movimiento u ejercicio debemos activar el “core” por lo que de forma directa o indirecta, consciente o inconsciente fortaleceremos la faja abdominal. Esta es la basa que proporcionará fuerza, equilibrio y control, para así progresar el entrenamiento al resto del cuerpo, poder disociar y controlar el movimiento, y que no sufra nuestra espalda.
3. El segundo centro de fuerza, “la cintura escapular”:
Además del core, el cuerpo tiene una segunda zona anatómica a destacar como centro de fuerza. Esta región es la que comprende a la cintura escapular, la caja torácica y la columna dorsal. Se consigue dar “empaque” y estabilidad a la zona con la activación principalmente de los músculos de la zona inter-escapular. Se trata de músculos como romboides y trapecio, así como otros colindantes como el serrato anterior, el dorsal ancho, el angular de la escápula o el manguito de los rotadores.
Es importante que estos músculos estén tonificados, ya que, al igual que el core abdominal protege a la zona lumbar, una correcta activación de esta segunda zona descargará de tensión y protegerá a la zona cervical. Además, desarrollando el control anatómico sobre esta región, conseguiremos que brazo, escápula, caja torácica y columna puedan trabajar tanto conjuntamente, como de manera disociada. Lo harán según requiera cada movimiento, sin que se produzcan compensaciones que puedan ser lesivas y así poder derivar este aprendizaje a nuestros movimientos cotidianos.
La población padece cada vez con más asiduidad problemas dorso-cervicales. Esto puede ser por malas posturas, hombros rotados, accidentes, por lo que la cintura escapular adquiere una mayor relevancia. Los hábitos de vida actuales tampoco ayudan a no incidir en el dolor dorsal o cervical. Por esta razón, el entrenamiento del core, sumado al cintura escapular, es la mejor herramienta de rehabilitación, recuperación y prevención de patologías dorso-cervicales.

4. Tono y Equilibrio Muscular:

El tono muscular, también conocido como tensión muscular residual o tono, es la contracción parcial, pasiva y continua de los músculos. Entre otros, ayuda a mantener la postura y suele decrecer durante la fase REM del sueño. Hay impulsos nerviosos inconscientes que mantienen los músculos en un estado de contracción parcial. Por ello, el tono, aunque decrezca, por ejemplo nos ayuda cuando estamos durmiendo para que nuestro cuerpo no se resienta de las patologías.

Todos los músculos de nuestro cuerpo deben de estar tonificados y equilibrados. Al no existir una acción muscular aislada, cuando un “eslabón de la cadena” falla, toda ella se puede ver afectada, pudiendo generar una descompensación e incluso dolor. El tono de nuestros músculos lo encontraremos con la resistencia y movimiento.

El concepto de equilibrio muscular en RGM va mucho más allá que las pruebas de equilibrio donde se pueden apreciar nuestras descompensaciones. El cuerpo es una “máquina” compleja, con mas de 600 músculos y el concepto de equilibrio es que ningún músculo pierda su funcionalidad y tono. Por ello movilizamos todo el cuerpo y las articulaciones para conseguir activar todos ellos, grandes y pequeños. Entrenamos dicho equilibrio muscular y tono siempre en un cuerpo alineado, esencial para conseguir nuestro objetivo. Esto debe realizarse sin atrofias o hipertrofias.

5 y 6. Disociación:

La habilidad para realizar movimientos conscientes e independientes con diferentes partes del cuerpo nos aporta un mejor dominio y control cuerpo-mente. El hecho de disociar las estructuras que suelen moverse simultáneamente incrementa el control de los movimientos del cuerpo y su eficiencia.

Entrenar disociando grupos musculares nos permitirá no generar inercias. De esta forma entrenaremos, fortaleceremos y movilizaremos articulaciones y músculos, de forma real y efectiva. Además este fundamento nos aporta un “seguro” para no acortar cadenas musculares, dañar articulaciones, discos u otras partes del cuerpo que nos interesa mantener estabilizados en correcta alineación.

7 y 8 Elasticidad y Movilidad Articular, Flexibilidad:

En RGM buscamos la máxima amplitud de movimiento articular dentro de los límites mecánicos de cada cuerpo. Ello nos ayudará a obtener en nuestro día a día un movimiento armonioso, elegante y fluido, que viene condicionado por la elasticidad de los músculos y tejidos fasciales.

Conseguiremos la flexibilidad y elasticidad de forma segmentada, aislada y de forma conjunta. De esta manera evitaremos compensaciones y perjudicar otras articulaciones, estabilizando partes del cuerpo en una buena higiene postural y alineación, para trabajar los músculos de forma disociada o en conjunto cuando se precise, progresivamente, manteniendo la funcionalidad corporal y sin riesgo a lesión.

El cuerpo humano está hecho para moverse. Nuestra capacidad de movimiento puede verse reducida o alterada, por el dolor, la edad, un accidente, lesiones o una enfermedad. RGM busca mejorar la movilidad de todas las articulaciones del cuerpo, de tu cuerpo. Cada uno tiene sus limitaciones que conseguiremos mejorarlas de forma personalizada y progresiva.

La movilidad es fuente de salud, el aceite de nuestras articulaciones, al no realizar determinados movimientos, nuestro cuerpo, las articulaciones pierden esa capacidad. Sino ejercitamos la flexión, extensión, rotación y extensión lateral de nuestra columna poco a poco perderemos esa capacidad, por citar un ejemplo. Así que con RGM Training, moveremos todas las articulaciones para mantener su funcionalidad.

La flexibilidad es la capacidad que tiene una articulación para realizar un movimiento articular con la máxima amplitud posible. Esta capacidad viene condicionada por dos factores principales: la forma de la superficie articular, la elasticidad de los músculos y ligamentos implicados. La elasticidad del tejido muscular es la capacidad de los ligamentos, tendones y músculos para estirarse o dilatarse y contraerse, para luego volver a su forma normal.

9 y 10 Control y precisión en el movimiento:
El movimiento repetitivo de un entrenamiento o del día a día, sin control y precisión puede ser lesivo y producir dolor. Debemos potenciar el control y la precisión del movimiento tanto el en ámbito laboral, deportivo como en las rutinas diarias. El entrenamiento consciente del cuerpo, “aprendiendo” el límite o rango de movimiento hará que este sea controlado y preciso, mecanizando hábitos y movimientos saludables para nuestro cuerpo.

El control se articula en el tono muscular, musculatura adquirida a través de la realización de ejercicios. Es un concepto donde la relación cuerpo-mente es indivisible. A medida que vayamos avanzando en los niveles de RGM Training aumentará nuestra capacidad de control, aumentando nuestra percepción y conciencia del cuerpo. También nos ayudará a corregir la alineación y la postura, manteniendo la columna vertebral neutra y usando los músculos estabilizadores internos. Por otra parte, nos ayudará a realizar movimientos precisos y fluidos, sin cambios bruscos que pueden provocar lesiones en nuestras actividades diarias o deporte que practiquemos.
La precisión en la ejecución de los movimientos es fundamental, teniendo como máxima: “menos es más”. Hay que tener en cuenta que cada movimiento, cada ejercicio, tiene un propósito, y no perder de vista ese objetivo es vital para la correcta ejecución, su eficiencia y efectividad en la técnica implicando el resto de fundamentos y objetivos, nos dará la precisión.
Cuando hablamos de patologías y dolor, es imprescindible hilar lo más fino posible, si debemos movernos por salud, movámonos de forma precisa y controlada.

11 Oposición:
El día a día, las malas posturas, la gravedad, los desequilibrios y/o la atrofia muscular, influyen de forma negativa en nuestras articulaciones y discos intervertebrales. Por todo ello, en los ejercicios buscaremos la opositar entre dos puntos, movilizando y dando a los músculos por una parte elasticidad y por otra tono muscular, consiguiendo descomprimir nuestro cuerpo y articulaciones, “oxigenándolo” y recuperando el espacio.
La reducción o el nulo espacio intervertebral y articular, produce muchas patologías y dolor. Por ello, RGM se convierte en la herramienta más eficaz en la prevención, rehabilitación y recuperación de las mismas.

12 Respiración:

El pilar de la RGM y nuestro cuerpo, es la respiración consciente. Es un bálsamo “milagroso” para nuestro cuerpo. Una inhalación y exhalación larga, nos ayuda a relajar los músculos, la mente, oxigenar la sangre, liberar estrés y tensiones. En el aspecto deportivo nos aportara una mejor conexión muscular, mejora de la resistencia y el rendimiento.

Además, mediante la respiración conectaremos la musculatura profunda. Así conseguiremos de forma consciente al principio y luego de forma mecanizada, conectar toda la faja abdominal: suelo pélvico, transverso, oblicuos y recto abdominal, previniendo dolores y lesiones, mejorando el equilibrio, la flexibilidad y el rango de movimiento. También activaremos y liberaremos el diafragma.

Si quieres otros beneficios de una respiración consciente y diafragmática, movilizaremos los órganos, una función vital e imprescindible y el mantendremos la funcionalidad del suelo pélvico.

13 y 14 Concentración y consciencia corporal (conexión cuerpo mente):

La implicación del paciente y alumno es imprescindible en RGM Training, debe concentrarse en su cuerpo y no pensar en nada más durante el entrenamiento. Mediante la concentración será consciente de cada respiración, cada movimiento, cada músculo y articulación. Mediante la concentración y la consciencia, la conexión cuerpo mente será más efectiva. Además, los estímulos y movimientos serán mejores y más coordinados, por lo que su evolución en términos deportivos o patológicos será rápida y efectiva.

Dejar de lado el estrés y las preocupaciones con ayuda de la concentración e implicación con uno mismo, es parte fundamental del entrenamiento, mejora la calidad de vida y es sanador.

15 Alineación:

Se dice que el cuerpo es la máquina más perfecta jamás creada, si la arquitectura de la misma a nivel óseo-articular no es correcta, dicha máquina puede sufrir desde el corto, al largo plazo dolor y generar patologías. Las desalineaciones repercuten  en músculos, articulaciones, huesos, tendones, etc. En muchos casos las desalineaciones aparecen o se agravan por una musculatura mal trabajada.

Una pisada incorrecta, una pelvis o cresta iliaca desalineada o rotada, una columna cifótica, lordótica, escoliótica, cualquier desalineación del cuerpo con un movimiento repetitivo, tanto en el deporte, el trabajo, en la rutina diaria, con las consolas, los ordenadores, los teléfonos o simplemente conducir, al actuar el cuerpo cómo un todo, este tipo de desalineaciones u otras, desencadenarán en una serie de sucesos corporales que podrán generar patologías y dolor.

Alinea, estabiliza, disocia y muévete. La base de todo entrenamiento saludable debe llevarse a cabo desde la alineación, y en RGM está implicada en todos los fundamentos.

16 Coordinación:

Cada día realizamos miles de movimientos. Estos movimientos conllevan diferentes grupos musculares que deben “organizarse” de forma armónica, orientados a una determinada acción o movimiento. El objetivo de la coordinación es que cada músculo realice el trabajo que le corresponde.

La coordinación integra músculos, huesos, sistema nervioso, cerebro y médula espinal, y es fundamental para poder realizar todo tipo de movimientos en especial los que impliquen equilibrio, consiguiendo una mayor efectividad.

17 Resistencia:

La resistencia es la capacidad primordial que buscamos en los músculos. Gracias a ella nuestro cuerpo será capaz de realizar movimientos el mayor tiempo posible o mantener una posición, sin fatiga, ayudando a mantener la higiene postural, en el trabajo, el deporte, en pilates o en cualquier movimiento o posición del día a día.

La respiración, los buenos hábitos de sueño y descanso, la hidratación, la alimentación y como no, el ejercicio físico, nos ayudara a tener una mayor resistencia y salud, tener una mayor capacidad para mantener una buena ergonomía y alineación, estabilidad de las articulaciones y sostener el cuerpo para evitar lesiones y dolor.

18 y 19 Agilidad y Rapidez:

La agilidad es una cualidad física que está relacionada con la manera en que realizamos una acción, un movimiento. Desde este punto de vista, un individuo tiene agilidad corporal cuando sus movimientos son flexibles y rápidos.

En RGM cuando vamos incrementando la intensidad y dificultad de los ejercicios debe ir implícita una velocidad, tempo, de ejecución de los mismos, ya que la efectividad en su ejecución depende, en gran medida, de la velocidad con la que se realicen, aunque siempre de forma controlada.

20 Propiocepción:

El cuerpo humano, aunque en la educación primaria nos dicen lo contrario, tiene más de cinco sentidos. Uno de esos sentidos extra es la propiocepción, que es el sentido que se encarga de decirnos dónde están situadas las distintas partes de nuestro cuerpo. Por ejemplo, con los ojos cerrados, somos capaces de tocarnos nuestro hombro derecho. Esto sucede porque tenemos una propiocepción que nos dice dónde está, sin que tengamos que buscarlo con la mirada, ni ir palpándolo con las manos a través del sentido del tacto. La concienciación del cuerpo a través de la práctica de RGM Training nos ayuda a afinar nuestra propiocepción, y desarrollar una mayor consciencia y control corporal. Además, previene lesiones y caídas, pues con una propiocepción fina, el cuerpo es capaz de reaccionar de manera más ágil a estímulos potencialmente lesivos y ejecutaremos movimientos de manera más segura.

21 Equilibrio:

Equilibrio es el estado de un cuerpo cuando la suma de todas las fuerzas y momentos que actúan en él se contrarrestan. Es la capacidad para conservar la orientación del cuerpo y sus partes en relación con el espacio exterior.

Mantener el equilibrio requiere la interacción de una red compleja de partes del organismo. Para mantener el equilibrio, el cerebro y el cerebelo deben coordinar un flujo constante de información proveniente de los ojos, músculos, tendones y el oído interno. Todas estas partes del cuerpo actúan para mantenernos de pie y brindar la sensación de estabilidad cuando estamos en movimiento.

La orientación espacial y regulación del cuerpo en el espacio hace que interactúen los receptores vestibulares (oído), los receptores propioceptivos de la musculatura esquelética y articulaciones. Además, también actuarán los receptores de la piel, dando información propioceptiva. Estos últimos se encuentran interconectados en el tronco cerebral y áreas corticales cerebrales con las estructuras visuales incluyendo los núcleos que controlan la musculatura ocular, la vía auditiva y el centro reflejo del cerebelo. De esta forma acontece la sensación de equilibrio consciente que se diferencia de las regulaciones reflejas inconscientes.

El centro del equilibrio necesita recibir información del medio ambiente para conocer cual es la posición que debe adoptar el cuerpo. Toda esta información se integra para tener el Sentido y Control del Equilibrio en el tronco cerebral y el cerebelo. Los trastornos del equilibrio, resultan de enfermedades que afectan cualquiera de estas estructuras, uno de los tratamientos más importantes es el ejercicio y RGM implementa todas las necesidades para mejorar el equilibrio.