El eslabón fundamental del Sistema Socio-Sanitario

Desde tiempos inmemoriales, la actividad física y el movimiento han estado relacionados con la salud y la fisioterapia. Sin embargo, el deporte no siempre es sinónimo de salud: La repetición de un movimiento de forma errónea y no entendiendo el cuerpo como un todo, suele provocar desalineaciones, desequilibrios y “patologías”. Esta consecuencia puede suceder tanto en el ámbito deportivo, el gimnasio, fitness, en el trabajo o en el día a día.

El sistema socio-sanitario suele recomendar actividades como Pilates, Yoga, Natación o estiramientos. Son las llamadas actividades de bajo impacto.

Sin embargo, dichas actividades no están objetivadas, estandarizadas y sistematizadas para el ámbito socio-sanitario y patológico. El cuerpo es muy complejo, así que cuando hablamos de patologías y entrenamiento debe haber un profesional y un entorno adecuado.

Es muy importante la formación y experiencia, pero el instructor debe contar con todo un sistema de trabajo y maquinaria que permita mejorar la calidad de vida de todos los pacientes/alumnos. Normalmente debemos sumar a la complejidad del cuerpo: patologías, desalineaciones, desequilibrios, “desgaste articular” debido a la edad o al sobre esfuerzo, por lo que las actividades consideradas de “bajo impacto” pueden, además de no resolver el problema, acrecentarlo.

RGM solventa problemas que la sanidad común no resuelve. Sobre todo en los casos en que se precisa un proceso post-rehabilitación, recuperación o reeducación corporal, en las que RGM sin duda, es la mejor opción. Este tratamiento está testado, sistematizado y con buenos resultados en la práctica totalidad de los casos, en un amplio campo de patologías y necesidades musculo-esqueléticas.

RGM Training es un sistema dirigido por un fisioterapeuta, que marca las pautas y hace el seguimiento del paciente. RGM busca equilibrar el cuerpo y la estabilidad articular, tanto a nivel preventivo, como adecuándose a las necesidades y patológicas de las personas, con progresiones y modificaciones adaptadas y personalizadas, fortaleciendo el centro del cuerpo y aprendiendo a utilizarlo como soporte anterior de la columna.

El día a día, las malas posturas, la atrofia muscular, las desalineaciones, la falta de tono, de elasticidad, de rango de movimiento articular y otras situaciones provocan que, con el paso del tiempo nuestro cuerpo pierda la funcionalidad. Además el no respirar adecuadamente, aumenta el estrés muscular y mental.

Cuerpo sano y sin dolor

El objetivo de este entrenamiento funcional es llegar a tener un cuerpo sano y sin dolor.

La recomendación más habitual en el sistema socio-sanitario en la actividad física: son Yoga, Natación o Pilates. Sin embargo, en los casos que el paciente presente patologías con dolor, es imprescindible que lo aborde un equipo multidisciplinar, dirigido por un profesional de la salud como es el Fisioterapeuta, derivando entrenadores de RGM Training, que es entrenamiento en 6 niveles, con material y máquinas de Pilates adecuadas, con profesionales con la formación adecuada y multitud de recursos y ejercicios con fines anatómico patológicos que se adaptan a las necesidades del paciente/alumno.

MOVIMIENTO CONSCIENTE: Aprende a conocer tu cuerpo, a autocorregirte, mecaniza un correcto movimiento y una buena higiene postural.
¡Conseguirás vivir sin dolor!

RGM es una entrenamiento que se basa en la evidencia científica y en los beneficios del movimiento consciente y controlado. Es individual, global, analítico y funcional, entendiendo el cuerpo como un todo. Busca evolucionar desde la patología, hasta la raíz del problema y devolver la funcionalidad total del cuerpo.

En muchas de las intervenciones médicas, tanto a nivel preventivo, rehabilitación o recuperación de patologías se recomienda el movimiento desde el “primer” momento.

Este movimiento debe estar dirigido por personal sanitario y desde un sistema con perspectiva global corporal. RGM Training está impartido por “entrenadores de la salud” con amplia experiencia y recursos, estos pueden ser fisioterapeutas, CAFÉ o instructores especializados.