Joseph Pilates diseñó hace más de ochenta años un entrenamiento físico metódico llamado “Contrology”, controlar el movimiento. Se basó en todas las actividades a su alcance yoga, gimnasia sueca, danza, boxeo, natación, etc. Y creó Contrology  donde se trabaja el cuerpo y la mente como un todo. JP falleció víctima de los gases inhalados en el incendio de su estudio, donde se perdieron todos los documentos de su trabajo, menos el diseño de sus máquinas. Sus alumnos transmitieron su legado hasta nuestros días y como homenaje, lo denominaron Método Pilates.

 

El Método Pilates se divide en 4 niveles, Básico, Intermedio, Avanzado y Súper Avanzado. Los principios fundamentales del Método son 5; Concentración, respiración, centro de fuerza, fluidez de movimiento, control y precisión.

A día de hoy Método Pilates, Pilates, Pilates Contemporáneo que es como se refieren al trabajo de Joseph Pilates, es una actividad sin ningún estándar de formación, calidad, servicio, máquinas, objetivos y donde cualquier persona que se inventa un ejercicio, le pone el apellido Pilates, ya es Pilates, frases como “me he inventado un ejercicio e Pilates” es muy común.

Se trabaja desde clases privadas a grupos muy numerosos en casales y gimnasios distorsionando completamente los beneficios que se le presuponen.

El Método Pilates sin progresiones y adaptaciones para patologías, es un entrenamiento demasiado exigente y no es aplicable para el ámbito socio-sanitario-patológico, en el caso que haya modificaciones o progresiones que no son el Método Pilates, ya no es el Método.

Si hablamos de formaciones las hay de todo tipo exprés, en video-tutoriales, experto en Pilates para fisioterapia y un larguísimo etc.

Estas formaciones van desde pocos días u horas, hasta un año, donde no necesariamente se forma a los alumnos en la aplicación de los ejercicios con patologías, ya ni hablemos de un sistema de trabajo para el ámbito sanitario.

Normalmente las clases son sin niveles, masificadas, en muchos centros rotan a los alumnos en las máquinas teniendo 5 máquinas con 5 movimientos distintos y 5 alumnos con distintas necesidades, además en muchos casos, el instructor ejecutando la clase con los alumnos sin poder estar pendiente de corregirles. Muchas de estas clases se dan sin el material o máquinas de pilates que son necesarias para fines patológicos.

Todos los formatos de “pilates” y los profesionales que las imparten, seguro que son extraordinarios, a más, a sabiendas de las condiciones que se suelen trabajar, tanto en gimnasios, casales, o centro de pilates, aportando salud a sus clientes, pero una cosas es hablar de salud y otra cuando hablamos de entrenamiento y patologías, o para su aplicación en los deportistas con toda la complejidad que conlleva el cuerpo humano, RGM sin duda es el sistema de entrenamiento funcional, compensatorio y educacional más sofisticado y estandarizado.